Thursday, April 27, 2006

López Obrador en su gran momento


En la campaña contra López
Obrador yo destacaría una
mirada clasista e incluso
racista hacia el candidato
del PRD. Los dueños del capital
tienen una visión del país que
no solamente es clasista, sino
de castas. Es decir, como
él es uno del pueblo, es por
lo tanto un populista que quiere
regalar cosas, un irresponsable,
un ladrón que viene por lo que
no es suyo, el que entra por la
ventana para saquear los bienes.
Un poco así piensan los dueños
de la riqueza. Lo sorprendente
es que dichos bienes deberían de
ser de todos: es la riqueza que
se ha producido y que no se ha
repartido.

—Juan Villoro

No entiendo, le digo a mi amigo Mario Zamudio, de Navojoa, por qué dices que es un ignorante. No podría serlo si escribió un libro sobre Fobaproa, por ejemplo, o si tuvo su gran momento en la cámara de diputados cuando enfrentó a los “representantes populares” para decirles que actuaban por consigna y que no esperaba nada de ellos, que ya sabía que lo iban a desaforar. Allí mostró un gran temple. Un licenciado de apellido Mejinje o Mejique lo llenó de improperios, en un tono inquisitorial y legaloide (se le engolaba la voz cada vez que decía “estado de derecho”), mientras López Obrador se mostraba muy tranquilo y se esforzaba por no reírse muy abiertamente del orador.
Todo esto lo puedes ver, le decía a Mario, en Quién es el señor López?, la película que acaba de terminar Luis Mandoki. Es un documental que tiene usos políticos de propaganda, pero su narrativa no es propagandística: es la obra de un cineasta de oficio. Hay allí, en el recinto legislativo, una secuencia ejemplar de lo que puede ser un político y así como se comportó leyendo un discurso brillante y valiente (les dijo en su cara a los diputados lo que pensaba de ellos, no les hizo ninguna caravana y luego los dejó hablando solos, como se lo merecían) así pudo haber participado en el famoso y tedioso “debate”, pero no quiso.
Mi amigo de Navojoa me sigue mandando mails contra López Obrador, que es un peligro para México, que endeudó al DF (no dicen que tanto como Fox al país), que es mesíanico, que es populista, en fin toda la retahíla de calumnias y mentiras que constituyen ahora la “estrategia” del PAN. Le digo. Mira: yo creo que no estás informado. Si quieres te mando la película de Mandoki, pero me la tienes que pedir porque la verdad es que uno no ve ni lee mensajes contrarios a su candidato y que no ha solicitado. Yo lo que espero es que la pasión política no nos vaya a distanciar. Me importa más la amistad que cualquiera de los candidotes. Y si creo que las creencias políticas no se discuten es porque cuando alguien decide creer en algo o en alguien no hay razones que valgan para hacerlo cambiar de opinión. Se vota con el corazón.
Es como en el beisbol. Tú le vas a los Dodgers y yo a los Yanquees, cada quien escoge su cachucha y no nos vamos a pelear por eso. Ahora si resulta que los Yanquees son mejor equipo, allí ya no puedo hacer nada.
Pero sí, me gustaría que supiera Mario lo que nunca va conocer a través de Televisazteca (para poner a los canales en la misma vaina). Si los panistas quieres que los cubra Televisa a cambio de apoyar las reformas a la ley del mismo nombre, le digo a Mario, pues entonces que le paguen a Televisa con dinero del PAN o de sus amigos empresarios de Ciudad Juárez (legales o ilegales), pero no con recursos estratégicos de la nación, como lo hizo Héctor Osuna que el año que entra quiere lanzarse como candidato a gobernador de Baja California. (¿Le importará a Televisa?)
Y ahora se pone un poco cuesta arriba la campaña. Hay que enfrentar a todo el aparato propagandístico del PAN-Televisa y de la Presidencia de Fox, a Washington y al Vaticano, que no es posible que no estén haciendo algo al respecto, así sea furtivamente. Habrá que ver si triunfa la tele, es decir: la propaganda, sobre la razón. No lo sabemos porque la sociedad civil en México es muy débil y si no funcionó la televisión en contra de ciertos candidatos en la Argentina y Perú es porque en esos países sí hay un movimiento de masas. Así que sí es muy peligrosa (en México) la apuesta a favor de la idea de que la televisión gana elecciones y debates.
En el fondo el problema es el de la pobreza. A la gente no le gusta que le mencionen a los pobres, pero resulta que en una mesa de diez personas cuatro comen muy bien y las otras seis apenas comen. Somos un país de pobres y uno de los más injustos, más desiguales, del mundo. Un especialista dice, en un centro académico, que en realidad tres cuartas partes del país están formadas por pobres.
Eso es lo que más les irrita: la atención a los pobres, pues nadie piensa en ellos. Y cada quien escoge a su candidato según la clase social de la que procede. No es así en el cien por ciento de los casos, pero la clase social significa sin duda el más decisivo de los múltiples factores.
Estas últimas cosas ya no me atreví a decírselas al Bebe Zamudio, mi amigo de la infancia en Navojoa y Huatabampo que no quiero perder. Me hubiera gustado contarle algo que nunca saldrá en la televisión: la apertura de una casa como residencia para prostitutas ancianas en el centro de la ciudad. ¿A qué otro gobernante se le hubiera ocurrido atender a esas mujeres de 76 o más años que dormían en los rincones y entre las alcantarillas, solas y sin servicios de salud, y que nunca habían sido tratadas como personas? ¿A Villarreal? ¿A Hank González, que se puso a hacer negocios con sus hijos?
La Casa Xochiquetzal para asistir a trabajadoras sexuales ancianas fue planteada como proyecto a López Obrador por un grupo de mujeres feministas cuando él era jefe del Gobierno del DF. Tuvo la sensibilidad de entender la idea, de aprobarla y de apoyarla. Reconoció entonces que esa casa podría ser resultado del esfuerzo y la lucha de las mujeres trabajadores sexuales adultas que desde 2004 lograron que el gobierno capitalino se comprometiera con ellas.


5 comments:

Anonymous said...

Es cierto que somos un país de pobres y eso se lo debemos a políticos como Andrés Manuel López Obrador que durante toda su vida colaboró con el más abyecto priismo, el de los caciques de su natal Tabasco, hasta 1988 en que con otros colaboracionistas priistas ¨descubrió¨ la pervertida maldad priista.
Es bueno abjurar del PRI, pero cuando lo ves rodedo de bejaranos y de ponces ¿será que en el fondo sigue siendo un priista cuentero, astuto y acomodaticio?

Anonymous said...

Lo que se: Felipe calderón me parece que tiene propuestas más realistas.
Lo que digo es que hay que votar por Felipe, no por el mismo felipe que en el fondo detesto su conservadurismo y tradicionalismo, sino porque su triunfo representa la autentica rvisión y autocritica de las izquierdas.
Asi que: Viva Felipe Calderón pues

Beam 9000 said...

Buen post, señor. Y al zombie que dice que las propuestas de FECAL son 'realistas', que no mame. Son POPULISTAS, CLASISTAS Y MISOGINAS.

Anonymous said...

Tantos intelectuales no pueden estar equivocados. Qué los intelectuales comprometidos con los males del pueblo mexicano estén con AMLO dice mucho. En vez de basar el criterio por los spots televisivos, basen su voto en lo que los candidatos han hecho. AMLO: Escuelas, universidades, infraestructura vial, centro histórico, disminuir la burocracia y el número de burócratas...
Calderón: Autopréstamos y fobaproa (endeudamiento de México por tres generaciones con cargo al erario público,es dcir,la ineptitud de los banqueros que la pague el pueblo de México.
Si he de escoger entre un fanático religioso que favorece a la clase adinerada, o un "populista". Me quedo con el pueblo de México

Anonymous said...

Hurrah, that's what I was exploring for, what a material! existing here at this web site, thanks admin of this web site.

My web page: cellulite treatment