Tuesday, October 17, 2006

El enigma de Calamajué

Federico Cota me escribe desde Tijuana y me dice que ya encontraron el helicóptero.
Hacía catorce años que la nave andaba perdida. El 21 de abril de 1992 desapareció en la sierra de Calamajué, por el rumbo de San Luis Gonzaga, cerca del paralelo 28, en el norte de la península de Baja California, y aparentemente sus tres pasajeros se proponían levantar un censo fotográfico sobre el borrego cimarrón. A bordo viajaban dos funcionarios de la antigua Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (Sedue), el biólogo Gonzalo Medina González y el inspector Rafael Rebollar Bustos, y el piloto texano Lloyd Kolbe, excombatiente en Vietnam, que no registró la entrada legal de su Hiller VH—2E en territorio mexicano y despegó desde Caléxico.
Una intensa búsqueda se llevó a cabo entonces por parte del ejército mexicano, la PGR, tres aviones del sheriff de San Diego, dos helicópteros de campaña de la Marina estadounidense y dos aeroplanos de carga Hércules, pero fue en vano. El Ministerio Público Federal consideró improbable que la nave se hubiera hundido en el Golfo de California o que hubiese estallado en el aire.
La noticia sobre el descubrimiento del helicóptero hecho pedazos se dio desde el 16 de septiembre. Prácticamente todos los periódicos sostuvieron que el número de cadáveres era de tres. Sin embargo, los astutos reporteros de La Crónica, de Mexicali, tuvieron a bien incorporar a esta historia un tinte de novela policiaca: de los tres pasajeros sólo se descubrieron dos cuerpos según el número de cráneos rescatados, sin rastros de pertenencias personales, a excepción de unos lentes Ray Ban.
“Personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado en Ensenada informó que los restos óseos hallados en la sierra de Calamajué pertenecen a dos cadáveres, lo cual fortalece la teoría de la supervivencia del tercer tripulante del helicóptero Hiller desaparecido en 1992.”
El artefacto fue localizado por unos vaqueros de las inmediaciones de Calamajué entre cañadas inaccesibles. Evidentemente el helicóptero se incendió al rozar las paredes del precipicio. Los animales que habitan la zona habrían dado cuenta de los restos; por ello catorce años más tarde sólo se encuentran un cráneo, un pedazo de mandíbula con un molar, otro trazo de cráneo y restos de huesos que fueron recogidos para la investigación forense.
El sitio donde se desplomó es un predio llamado Latomar, a cuatro horas de camino de la carretera Transpeninsular. En esos días llegaron a Mexicali Darren Kolbe y James Kolbe, hijo y hermano del censador de venados texano Lloyd Kolbe, piloto del Hiller.
Darren Kolbe dijo que en caso de que se confirmara que sólo dos cuerpos habían sido hallados o que uno de ellos no pertenece a Lloyd Kolbe encargarían una investigación para saber qué pasó ese día, puesto que los rancheros del campo Alfonsina’s vieron subir al helicóptero a tres individuos. El hijo de helicopterista dijo que iría a una cierta ciudad de Estados Unidos para hacerse la prueba del ADN a partir de una mínima fracción de los dos cuerpos.
El detective privado Tim Wilson, contratado por la familia Kolbe, afirma que sus según sus investigaciones entre 1993 y 1995 Rafael Rebollar Bustos, inspector de la Sedue, fue visto al menos tres veces con vida en los estados de Sonora y Wyoming. Incluso, en una ocasión fue detenido en un retén de migración donde quedó registrado su nombre completo.
El operativo de 1992 estaba patrocinado por una organización cinegética de California que aportó 54,700 dólares para el proyecto, promovido por el Consejo Nacional de la Fauna, con la idea de estudiar las posibilidades de que se restableciera la cacería del borrego cimarrón, todavía en veda (se llegaba a pagar hasta 50 mil dólares por un permiso subastado en Las Vegas), aunque se cazaba de manera clandestina en las islas Ángel de la Guarda y Tiburón y en las sierras de San Pedro y Calamajué.
El ermitaño Jorge Corral Sánchez vio pasar el helicóptero a las 9:30 de la mañana del 21 de abril de 1992, “con las hélices pandeadas hacia arriba” debido a su sobrecarga. Un pescador, Armando Uribe, vio a mediodía que el Hiller extraviado volaba hacia el este, rumbo a Sonora. Más tarde encontró una banderola triangular, color naranja, amarrada a una vara clavada en la arena de un arroyo. El mecánico del helicóptero desaparecido, Larry, reconoció esa banderola como parte del equipo del Hiller, pero no se detectaron huellas digitales en ella.
Más tarde la Sedue se convirtió en Secretaría de Desarrollo Social (y en esas danzas andaba entonces Luis Donaldo Colosio como secretario y precandidato) y el enigma quedó sin resolverse, a pesar de las especulaciones: se pensaba que tal vez los tripulantes del helicóptero se toparon con una zona prohibida, un proyecto militar, un sembradío de mariguana o unas minas de uranio. También se asociaba el nombre de Raúl Salinas Lozano con la caza del borrego cimarrón o con asociaciones cinegéticas dedicadas a esta especialidad.
Estela Vargas de Rebollar dijo entonces que recibió dos llamadas anónimas el 26 de mayo de 1992, en las que se daba por hecho que su esposo Rafael Rebollar Bustos aún vivía y se encontraba en una cárcel clandestina de Hermosillo.
Se sabe que alguien le había preguntado a Rafael dónde podía cazaba el borrego más grande. “En la isla Tiburón, pero en la costa sonorense”, le contestó. “Allá búsquenlo.”
Unos norteamericanos vieron subir un rifle al helicóptero y un enorme tanque de gasolina extra, con la forma de pago (dos borregos cimarrones) prometida al piloto Kolbe. Con el hecho contundente de no haberlos encontrado en Baja California, se conjeturó entonces que tal vez deberían buscarse en la isla Tiburón, frente a la sonorense bahía Kino o que nunca se sabría nada si cayeron al mar.

http://campbellobo4.blogspot.com/ [Hora del lobo]

4 comments:

Anonymous said...

Intrested in talking to you Federico, I was one of the first one's to reach the Hiller, find me at caminoagave.com ATT: Security

Anonymous said...

AKI SOLO HAY UNA VERDAD , ERA TRES TRIPULANTES SOLO SE AYARON DOS EL TERCERO LOS BAJO Y MATO , FIJENSE KE EL UNICO CLARO PARA ATERRIZAR ES DONDE ESTA , Y ESTA PARADO EN SUS PATINES , ESTA KEMADO DEL LADO DE EL PILOTO POR KE FUE A PROPOSITO , KE CASUALIDAD KE NO SE KEMARON LOS CABLES DE LAS BUJIAS NI EL ALAMBRADO SIENDO KE SERIA LO PRIMERO KE SE KEMARIA POR KE AHI ESTA LA GASOLINA Y CORRIENTE.

Anonymous said...

quisiera saber si alguien podria
decirme exactamente el lugar donde
se encuentra el helicoptero.
:cordenadas
:senales
exetera.

BajaMaps.net said...

Lo puedes en contar en el Mapa de la empresa Esparza Editores su portal es www.bajamaps.net